12 abril, 2010

Arráncate los brazos

las manos, la piel, los ojos

eso que tienes entre los tejidos, debajo de rieles de sangre

ahí oculto, jugando con los átomos noche y día

eso es lo que más me gusta de ti.

No sé cómo le haces para sacarlo por los ojos

sin derramar ni una sola gota de sangre.

No sé quién te enseñó a hacerlo,

si magos, ángeles, ninfas o hasta Dios.

Pero qué bueno que está ahí oculto

a la vista de nadie y de sólo unos cuántos.

Yo lo secuestro cada vez que puedo, cada vez que se deja

o puedo esperar a que me lo regales cada vez que me miras.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal